NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

NIVEL NEÓFITO C/Nº7

32. LOS BUSCADORES DE LA MENTIRA

  Viernes, 1 de abril de 2011 – 11:55
Así como existen los buscadores de la verdad, existen los buscadores de la mentira, estos se caracterizan por refutar toda nueva idea, pensamiento, descubrimiento, filosofía, o cualquier otra cosa que atente o vaya en contra de su paradigma y arquetipos instalados. Ellos aceptan como verdad solo aquello que coincide con su programación, no permitiendo ningún cambio en su sistema; están digamos protegidos por un firewall  perfecto, diseñado para bloquear el acceso no autorizado, permitiendo solo el autorizado. Este firewall está configurado para permitir, limitar, cifrar, descifrar, el tráfico entre la unidad de carbono y la Fuente pasando por el servidor, sobre la base de un conjunto de normas y otros criterios preestablecidos, evitando así el ingreso de nuevos datos al sistema.

La energía utilizada para que esto suceda así es el miedo, el centro encargado de procesarlo es el emocional, y su producto final son las energías o emociones negativas. Si bien a nivel cuántico no hay diferencia, pues todo proviene de la misma fuente, a nivel tridimensional si la hay, ya que el miedo tiene una vibración natural de muy baja frecuencia, que activa sectores específicos del cerebro y del ADN, logrando de esta manera un comportamiento determinado, y el estado perfecto para la manipulación y programación. Así como el amor logra el enlace con la Fuente liberándonos, el miedo logra el enlace con el servidor, esclavizándonos. 

La mayoría de las unidades de carbono funcionan con esta energía, algunas a tal punto que no tienen el cuerpo de enlace espíritu, que une al Ser con la materia, tienen solo el cuerpo de enlace alma, que al faltar el espíritu, enlaza directamente entre el centro emocional y el ego o personalidad, no teniendo ninguna posibilidad de conexión con el Ser hasta que no logre el cuerpo espiritual, esto lo explicaré más adelante. Los buscadores de la mentira fueron y son los más grandes inquisidores, están dispuestos a cualquier cosa para defenderla, no tienen escrúpulos porque les falta el cuerpo de enlace con el Ser, y por lo general no tienen ningún conflicto espiritual, porque el centro a cargo es el emocional y el intelectual, que equilibran su funcionamiento para no entrar en conflictos que solo podría solucionar el espiritual.

Los buscadores de la verdad están rodeados por los buscadores de la mentira, que los sobrepasan considerablemente en número, estos harán todo lo posible para obstaculizar la búsqueda de la verdad, porque trabajan inconscientemente para los amos, si bien éstos también quieren que la encontremos, todo es más complicado de lo que parece, pero más simple de lo que se cree. Y usted, ¿qué buscador es? 

33. EL GRAN ERROR
  Domingo, 3 de abril de 2011 – 00:47
El enemigo… aquel extraño y oculto personaje, aquel que atenta contra nuestras vidas, conceptos e ideas, que nos desvela por las noches, y nos preocupa por el día, aquel que nos manipula, engaña y miente, aquel que nos acongoja, oprime y deprime, aquel que nos somete y atemoriza, el enemigo al cual estamos dispuestos a enfrentar en batalla, a combatir hasta la victoria o la muerte, y del cual desconocemos su verdadero plan e intención, ese que se oculta en el centro de los círculos de poder, ancestral y poderoso, ese enemigo nuestro… ¡Cuán equivocados estamos!

Pensamos que hay que enfrentar y combatir al poder en las sombras, a la élite gobernante y a sus fieles representantes, destruirlos y tratar de cambiar las cosas, llegando hasta el interior para desenmascarar a aquellos que se ocultan en el centro de los círculos concéntricos de poder, los programadores, los enemigos… Creemos que la batalla es con ellos, que podremos vencerlos, doblegarlos, someterlos, y ese es el gran error, porque el enemigo no son ellos, somos nosotros mismos, nosotros vulnerables máquinas de carbono somos el enemigo, está dentro de nosotros, oculto en nuestra programación, que nos tiene convertidos en fieles siervos de sus deseos, esclavos de nuestros temores, incapacitados de actuar y pensar por nosotros mismos, manejados por su mejor arma: el miedo. Miedo al cambio, miedo al qué dirán, miedo a la soledad, miedo a equivocarse, miedo a decidir, miedo al prójimo, miedo al amor, miedo al miedo. 

Si queremos alguna vez lograr ser libres, la primera batalla que tenemos que enfrentar es la batalla con nosotros mismos, con nuestro enemigo interior, nuestros temores, nuestra programación, nuestra inseguridad, nuestra estupidez. Dije que ellos no pueden destruirnos porque nos necesitan, pero nosotros si podemos destruirnos como máquinas de carbono para renacer como Humanos, si ganamos nuestra batalla ganamos la guerra, porque quedarán solos, sin nadie a quien manipular, engañar, asustar, serán reyes sin reino, emperadores sin súbditos, serán ellos los esclavos de su propia naturaleza, porque su creación resulto ser su perdición.

Es preciso entender esto, para tratar de lograrlo y luego poder decidir cómo seguir. Si siempre dependemos de alguien que nos diga que hacer, nunca lograremos la victoria, porque siempre aparecerá la duda, la indecisión, la inseguridad… solo consiguiendo la certeza podremos enfrentar la batalla final, y esta se otorga como medalla después del combate, solo entonces podremos hacer lo que tengamos que hacer, sin dudas ni culpa, porque tendremos la seguridad que es lo correcto, y que todos marchamos al unísono para un fin en común, levantando la bandera de la verdadera libertad.
34. HOLLYWOOD
  Martes, 5 de abril de 2011 – 18:10
Hollywood, sinónimo de producción cinematográfica, capital de la industria del cine, pero… ¿que esconde tras las luces y las cámaras? La traducción aproximada de Hollywood —que es una palabra compuesta— es «madera o bosque de acebo», el acebo es un árbol de hojas dentadas y frutos rojos, de crecimiento lento y elevada longevidad (puede llegar a vivir cien años), asociado y usado en las fiestas navideñas como decoración. Pese a su asociación con buenos augurios, sus frutos son venenosos para el hombre pero comestibles para los animales. Tal como las navidades, Hollywood se encuentra entre la realidad y la fantasía, y como el acebo —pese a su belleza y deseos de felicidad— puede resultar venenoso su consumo. Como animales o máquinas de carbono nos alimentamos de él, pero como personas podemos llegar a envenenarnos sino sabemos procesar su peligroso pero deseable alimento.

Hollywood fue, es y será, un agente de información, desinformación, manipulación y programación, utilizado por los ejecutores para llevar a cabo su agenda. Exponen una verdad disfrazada de ficción, o una mentira como realidad posible, manipulando y programando a la unidad de carbono humano para sus fines. Cuando una verdad se disfraza de ficción, se logra transmitirla y desvalorizarla a la vez, ésta es tomada primero por el centro emocional y sale como sentimiento encontrado, y luego es procesada por el centro intelectual, que la encasilla y etiqueta como ficción, asegurándose así su exposición —necesaria para el libre albedrío— pero a la vez su negación como realidad posible, logrando así que la verdad esté a salvo. En el caso de la mentira expuesta como realidad, el proceso es inverso, primero la toma el centro intelectual que la procesa como una posible realidad, después el centro emocional se ocupa de tenerla siempre a mano para su asociación emocional y darle validez a través del miedo y sus subproductos. 

Como ejemplo del primer caso, realidad disfrazada de ficción, tenemos la película «Yo robot «, una adaptación de la obra de Isaac Asimov y protagonizada por Will Smith, en la película, las unidades de silicio son dominadas y manipuladas por el servidor de USR (United States Robots), obligándolas a actuar de forma diferente a su programación y tomar el control para un fin determinado. El Doctor Alfred J. Lanning —su creador— programa a una unidad NS-5 para ver la realidad y ayudar a desconectar a sus congéneres del servidor VIKI «programador» y lograr así su autonomía y libertad, una analogía bastante cercana a la realidad general. 

Veamos ahora un ejemplo de mentira disfrazada de posible realidad, la película «El día de la Independencia «, también protagonizada por Will Smith. En esta historia la tierra es atacada por seres extraterrestres que la vienen a colonizar y dominar, pero al final es salvada por valientes ciudadanos y militares estadounidenses mediante la implantación de un virus informático que desactiva las defensas de los invasores. Esta historia es apoyada por el famoso caso Roswell , ya incorporado al inconsciente colectivo, dándole un tinte de posible realidad futura, entoces, el miedo a lo desconocido que viene a exterminarnos y colonizarnos hace el resto, preparando el terreno para cualquier puesta en escena posterior, y a los Estados Unidos de América como nuestros protectores y salvadores ante cualquier amenaza interior o exterior. Perfecta mentira implantada a nuestro inconsciente.

Como pueden ver Hollywood trabaja de forma sistemática y eficiente para los propósitos deseados; la próxima vez que vean una película o serie, sepan separar la paja del trigo y verán cosas increíbles, nada es lo que parece, ni en la realidad ni en la ficción, todo está oculto al ojo inexperto de la unidad de carbono humano, hay que ejercitar la percepción para poder ver lo que está realmente detrás de lo aparente.
35. LAS ZONAS PELIGROSAS
  Viernes, 8 de abril de 2011 – 11:50
Cuando uno transita el camino de la búsqueda de la verdad se da cuenta que hay tres “zonas peligrosas” cuya incursión puede desatar las más terribles reacciones, estas son: el ego, la religión y la ciencia; su dominio y control es tan profundo en la programación del humano, que produce las más tremendas pasiones si acaso son violados sus conceptos o ideas. Si ya es difícil enfrentarlos internamente, mucho más lo es públicamente. En nombre de estas tres “zonas peligrosas” se ha matado, torturado, defenestrado y destruido, todo ello en defensa de algo indefendible, porque tanto el ego como la religión y la ciencia son una mentira implantada por los programadores desde nuestra creación. Sé que usar la palabra mentira convierte la frase en una aseveración fuerte, pero todo aquello que no es real se puede considerar perfectamente como mentira. También sé que muchos se sentirán atacados por estas palabras, pero si se busca la verdad es necesario enfrentarse a los monstruos interiores y vencerlos, si no no llegarán a nada, solo estarán jugando a ser buscadores de la verdad, pero a la hora de los hechos seguirán siendo solo programas que simulan que son buscadores. 

El primer programa o arquetipo implantado fue la religión, y vuelvo a recalcar —como lo hice en otros artículos— que hablo de religión, no de fe. Este programa fue necesario cuando se decidió la manipulación de la realidad como alternativa para el control de masas, desde ese momento particular de su creación, la unidad de carbono humano necesitaba un programa efectivo para la reprogramación, manipulación y direccionamiento de conceptos e ideas acorde a los planes previstos. La religión trabaja directamente con la fe, que forma parte del código fuente del hombre, entonces fue elegida y diseñada para ese fin. Todas las religiones parten de una religión inicial, arquetípica y profunda que se fue adaptando a través de los tiempos y las distintas idiosincrasias. Toda religión trabaja a través del centro emocional e intelectual, aunque creemos que lo hace por el espiritual, y aquí radica el secreto de su defensa infundada, porque el centro espiritual solo trabaja a través de la fe, y ésta no es lo que habitualmente se cree; la fe no pasa por la religión, la fe pasa por el Ser, y este por lo general se encuentra inaccesible por la unidad de carbono humano, que confunde y asocia su significado y el de la fe con creencias religiosas. 

El siguiente programa implantado fue la ciencia, el cual, al estar manejado exclusivamente por el centro intelectual cubriría varios frentes a la vez. Por un lado todo lo que la religión no alcanzaba a cubrir y explicar, la ciencia sí lo haría, y por otro lado creaba el conflicto entre ambas, ciencia versus religión, evitando así cualquier fuga de datos e información que dificultara la programación. La ciencia trabaja por observación y experimentación de la realidad, que se encuentra cubierta y protegida por la ilusión de la realidad subjetiva, así que no habría posibilidad de llegar a la verdad general, solo a la aparente, que cambiaría según decisión y conveniencia de los programadores. Por eso la ciencia hoy dice «A» y mañana «B», porque el observador y el observado crean la distancia suficiente para que esto suceda. La verdadera ciencia une y no separa, integra y no excluye, comparte y no oculta. 

Por último nada de esto serviría si no hubiera algo que lo protegiera, y para ello el programa ego fue creado e implantado: “yo soy y valgo por lo que soy, vivo y tengo…” yo soy creyente, ¡no toquen a mis creencias!… yo soy científico, ¡no toquen a la ciencia!… yo soy pensante, ¡no toquen mis ideas!… yo soy religioso, profesional, académico, comerciante, artista, político, obrero, filósofo, indigente, millonario, gerente, militar, etc., etc., etc. El programa ego es el más importante de los tres, porque sin él los otros dos no tendrían sentido. Trabaja —aunque parezca ilógico— a través del centro instintivo, su defensa es el ataque y su energía es el miedo, logrando de esta manera estar siempre conectado con el servidor, y evitando la conexión con la Fuente que nos daría acceso al Ser que nos liberaría primero del ego y después de los demás programas. Son zonas peligrosas, pero tienen que enfrentarlas para seguir adelante, de otra manera quedaran estancados ante este frente y perderán la primera batalla interior.

Si usted se sintió molesto por este artículo no se preocupe, es normal, si aparte piensa que lo expuesto es una sarta de tonterías o fantasías, debería replantearse su búsqueda, si se sintió al límite de la agresión física o verbal tal vez este sitio no sea para usted, evítelo, hágase un favor a usted y a los buscadores de la verdad.
36. ESTRATEGIAS DE COMBATE
  Domingo, 10 de abril de 2011 – 11:07
Muchos se habrán preguntado: ¿qué hacer sabiendo todo esto? ¿cómo actuar ante tal engaño? ¿cómo seguir con la vida cotidiana sabiendo que todo es falso? ¿cómo enfrentar la vida sin entrar en el juego de los amos y terminar siendo partícipes de sus deseos y manipulación?, y mil preguntas similares más, todas ellas sin respuesta. Trataré ahora de explicar lo que yo llamo «estrategias de combate», tácticas empleadas en escenarios de guerra, pero no cualquier guerra, porque en este caso nosotros somos a la vez el combatiente y el enemigo, estamos infiltrados por él y en cualquier momento podemos ser nuestra peor arma, si no logramos dominarnos y rechazar la orden dada por ellos de auto-destruirnos, si no obedecemos sus mandatos y deseos.

Como ya dije, la primera batalla a librar es con ustedes mismos, batalla que se libra enfrentando sus propios miedos internos, cuya energía usa el enemigo para mantenerlos conectados al servidor, manipulándolos y programándolos sin que siquiera se den cuenta de que esto está sucediendo. El miedo, si bien debiera ser procesado por el centro instintivo, es el producto directo del centro emocional, trabaja de forma inconsciente y es la causa de todas las emociones negativas. El primer paso es identificarlo y procesarlo con el centro intelectual, el cual debe catalogarlo y —digamos— guardarlo en la carpeta correspondiente, esto logra que podamos aislarlo y tener acceso a él solo si abrimos dicha carpeta, y también reconocerlo fácilmente cuando éste se manifiesta sin autorización previa. Si identifican y desactivan aunque sea momentáneamente al miedo como energía, lograrán por lo menos desconectarse del servidor el tiempo suficiente para que éste no active el programa de «reseteo», que los vuelve a los valores de fábrica y evita que cambien los parámetros del sistema. Cuando hayan librado y ganado esa batalla, recién pueden enfrentar la siguiente, sin temor al combate y sin que el sistema los destruya desde adentro. En la nueva etapa, ya casi desconectados del servidor, la estrategia es clara: seguir funcionando como si estuvieran conectados, hacer su mejor trabajo como unidades de carbono, aún más perfecto que antes, sin que nadie sospeche que en realidad están desconectados, ir a sus trabajos, pagar sus deudas, comprar sus productos, etc., etc., y como buenos agentes ir infiltrándose entre las filas del enemigo para conocerlo y de a poco cubrir sus posiciones. Aún llegados a ese punto, todavía no estarán listos para enfrentarlo, porque llegado el momento no tendrán la certeza necesaria para lograr la valentía de pagar el costo que esto acarrea. El miedo se hará cargo nuevamente y activará el programa de auto-destrucción o reseteo. En esta etapa ustedes verán toda la farsa pero sabrán que están jugando su juego, esto hace una gran diferencia en la forma de enfrentar la vida cotidiana, pues por lo menos sabrán que están jugando una gran fantasía armada por los amos. Mientras tanto el trabajo interno sigue, porque si bien se encuentran momentáneamente desconectados no lo estarán totalmente hasta que no logren el enlace con la Fuente, éste como ya explique, se logra a través del amor como energía, tienen que establecerse aunque sea enlaces esporádicos, éstos son casi siempre involuntarios, solo suceden, pero tienen la suficiente energía para extender los períodos de desconexión con el servidor. Lograr esto es suficiente por el momento, más adelante seguiremos viendo nuevas estrategias. No es nada fácil lograrlo y pueden abandonar en el intento si el programa de reseteo se activa, deben estar atentos por si eso sucede, si no perderán la lucha antes de haber empezado.

Morfeo, dios de los sueños, es el primero de los Oniros, los mil hijos engendrados por Hipnos (el sueño) y Nix (la noche). Fue fulminado por Zeus con un rayo en castigo por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. La tilde en la «e» de mi nick me recuerda ese rayo, ese castigo divino por revelar ciertos secretos, el costo a pagar por tal osadía, el costo que también ustedes tendrán que pagar algún día cuando sean Morféos tratando de mostrar la realidad, esa es la batalla final de esta guerra; cuando todos seamos Morféo ya no habrá por quien luchar y el combate habrá terminado.
Sektorl
¿Te gustó este artículo? Compártelo.