INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.

Related Photos

No related photos.

INTEGRANDO CONOCIMIENTOS

Después de estos últimos y complicados
artículos, llegó el momento de integrar los dos universos de la cinta de
Moebius, para que la información tome sentido y se transforme en conocimiento.
Esta es la forma en que los amos se manejan y por la cual tienen el poder que
tienen, porque integran en vez de separar. Ellos no dicen esto no tiene que ver
con aquello, o aquello son fantasías y aquello es realidad. Ellos dicen todo
tiene que ver con todo y la fantasía es la imaginación aún no manifestada, o sea que, todavía es ilusión, así
que integremos la información, convirtámosla en conocimiento y  transformemos éste en sabiduría, combinándolo
con la realidad. Esto es alquimia, y de eso se trata la vida, de combinar,
integrar y transformar.  Continuamente
estamos llevando a cabo esos procesos pero de forma inconsciente, la diferencia
es que los amos lo efectúan de forma consciente, porque no se distraen con los
cantos de sirenas de la realidad subjetiva. Ahora, intentaremos llevar a cabo
una alquimia de forma consciente para demostrar como trabaja la realidad dentro
de la Matrix. Si usted no entendió los artículos anteriores, o no le movilizó
algo en su interior, no se preocupe, sólo le faltó el catalizador porque se
distrajo con los cantos de sirena que estos ocultan y perdió el centro de
gravedad, separando la información en vez de integrarla.

El hombre como cualquier otra forma de vida y materia en el universo,
está formado por energía. Esta energía se desplaza por una red conductora como
cualquier otra conocida. Como un electrón necesita un medio para desplazarse
dentro de un circuito, una
partícula divina, necesita también un medio para
desplazarse dentro de la realidad. Esa red o medio por donde se desplazan son
los espacios matriciales. Por ejemplo, la unidad de carbono necesita un espacio
matricial de 4×4 como expliqué en los artículos anteriores. Pero, ¿Qué es
realmente un espacio matricial? Simplemente una realidad perceptible con los
sentidos, una realidad subjetiva por donde se desplaza el individuo. Los
espacios matriciales internos, no son los mismos que los espacios matriciales
externos, y esto se aplica tanto a la materia como al espíritu. Dentro de
nuestro cuerpo se llevan a cabo procesos alquímicos a una velocidad increíble,
sin que nosotros nos percatemos de ello, igualmente en nuestro interior más
sutil, en nuestro cuerpo espiritual, los procesos alquímicos se producen de
forma automática sin que nuestra consciencia intervenga en el proceso. Para que
esta alquimia se lleve a cabo, sólo basta que alimentemos al sistema de forma
correcta, y que limpiemos la máquina de toda suciedad que perturbe su
funcionamiento. Un entramado matricial se caracteriza por ser un cuerpo
energético multidimensional. Por ejemplo nuestra matriz 4×4 está compuesta por
16 planos o realidades que forman un poliedro de 16 caras o
Hexakaidecaedro compuesta
cada una de sus caras por cuatro dimensiones, tres físicas y una mental. Según
como esos planos son combinados dentro del sujeto, y la figura o espacio
matricial cambia, la alquimia dará un determinado compuesto que determinará la
dirección que tomará nuestro Ser, manifestándose o retrayéndose según cual sea
el alimento o combustible que recibe. Por ejemplo, si su alimento es el miedo,
como energía,  la alquimia producirá una
combinación de planos que llevará al encapsulamiento del Ser para su
protección, contrariamente si su alimento es el amor como energía, la alquimia
producirá una combinación de planos donde el Ser se asomará para recibir esa
energía. Cada plano o universo paralelo, está habitado por un clon que tomará
consciencia de sí, según la esfera de consciencia se ubique en ese universo,
cuando la alquimia vaya produciendo las distintas combinaciones, si usted
cambia en su interior, todo cambia en su exterior.

Como el espacio matricial del Ser es de
7×7, o sea de 49 planos formando un poliedro casi indescriptible, la
combinación correcta dará como resultado una alquimia que transformará al Ser
en un enlace directo con el SER, cuya matriz es cúbica, igual o parecida a la
del Logos, por consiguiente con la capacidad de proyectar y crear no sólo
realidades subjetivas sino también vida. Por eso la importancia para los
oscuros de mantenernos dominados, dormidos y lejos de comprender nuestro
verdadero poder. Combinando correctamente lo interior con lo exterior, la
unidad de carbono va transformándose mediante la alquimia, en un Ser diferente
llamado Humano, muy lejos del que ahora conocemos como humano (Lhumanu). Un Ser
dueño de si mismo, imposible de manipular, libre, verdadero y justo, consigo
mismo y con los demás. Pero para eso primero tiene que integrar lo interior y
lo exterior, tiene que integrarse a la cosmogénesis, y la cosmogénesis tiene
que integrarse a él. Tiene que saber y comprender los procesos que antes eran
inconscientes haciéndolos conscientes y transformando la información en
conocimiento, y el conocimiento en sabiduría. Si ustedes dicen esto me interesa
y aquello no, esto me gusta y lo acepto y aquello me disgusta y lo rechazo,
sólo lograrán separar en vez de unir. Ustedes tienen que tomar, depurar,
limpiar, destilar, integrar y procesar sin juicio de valor, para que el proceso
alquímico fluya con naturalidad y el centro instintivo se ocupe del resto. No
quiero decir con esto que tienen que aceptar todo, digo que tienen que tomar el
alimento sin contaminarlo con las emociones de sus yoes, para que sea el Ser
quien elija que sirve y que no. El Lhumanu tiende a tomar aquello que no
lastima sus paradigmas y arquetipos, y descartar todo aquello, que aunque
cierto, contradice lo que el cree que es verdad. Esta forma de proceder es un
programa implantado para que no pueda ver nunca la realidad como realmente es,
es un programa de protección que sostiene al velo de Isis en su lugar y evita
que la alquimia se lleve a cabo de forma correcta
y que usted siga siendo un Lhumanu en la
manada, un cordero más dentro del corral.

Todo
alquimista desde el inicio de los tiempos buscaba el elixir de la vida, la
piedra filosofal que convirtiera el plomo en oro, el diamante dentro del
carbón. Como sabrán esta metáfora refleja el verdadero significado de la
alquimia interior, y su correcto uso. La información se transmite, el
conocimiento se adquiere con la experiencia y la sabiduría es el empleo
correcto del conocimiento. Pero, ¿Cómo resguardar y transmitir el conocimiento
si éste sólo se adquiere con la experiencia? Pues mediante los símbolos. Estos
trabajan sobre una matriz 7×7 y tienen la particularidad de ser contenedores de
paradigmas y arquetipos, si se tienen las herramientas para decodificarlos son
fuente de información, conocimiento y sabiduría. Donde ustedes ven números y
algoritmos incomprensibles y sin sentido, yo veo símbolos, antiguas fórmulas
alquímicas para la transformación de lo tosco en sutil y lo impuro en puro, veo
el oro y el diamante, veo la fórmula de la creación, pero sobre todo, veo que
forma parte del todo, y como parte del todo tiene que ser tomado, estudiado,
decodificado y asimilado. La alquimia es la integración de la información y el
conocimiento para que se transforme en sabiduría mediante la amalgama sagrada
aportada por el Ser. Mientras esto no sucede, el 90% de la información de mis artículos
es relleno, información sin sentido y propósito aparente, perfectamente
descartable, y el 10% restante conceptos e ideas abstractas dirigidas a
movilizar su esfera de consciencia a estratos superiores más cercanos a su Ser.
Pero si se deja que el centro instintivo maneje esa información, la integración
se produce y la alquimia transforma el plomo en oro y el carbón en diamante, el
10% pasa a ser el 90% y el resto es energía, puro alimento para el proceso de transformación,
para pasar de una matriz de 4×4 a una matriz de 5×5 y transformarnos en Humanos
con posibilidades de recibirnos de Viryas bajo las enseñanzas exclusivas de
nuestro único maestro, nuestro SER, y el elixir de la vida brotará del árbol de
la vida y correrá por nuestras venas como la nueva, limpia y pura sangre, producto
incorruptible de la alquimia de nuestro Ser. 



Contacto personal con Morféo

¿Te gustó este artículo? Compártelo.